Transportines para gatos

Hacer partícipes a las mascotas de nuestras actividades diarias es una forma de estrechar más el vínculo. Esto las volverá más seguras, cariñosas y sufrirán de menos estrés. Los transportines son ideales para sacar a pasear a los gatitos, lo hay en diferentes presentaciones.

El uso de los transportines es la manera correcta de llevar a las mascotas, de esta manera estarán protegidas ante cualquier daño y también evitaremos una que otra reacción no favorable hacia otras personas.

¿Qué son los transportines?

El transportín es una especie de bolso o maleta, confeccionada con material resistente para cumplir con la tarea de proteger a nuestra mascota y hacer los viajes y traslados más llevaderos.

¿Para qué sirven?

Sirven para trasladar a nuestras mascotas de un lugar a otro, especialmente cuando las llevamos al veterinario, de paseo, a casa de un familiar, o cuando vamos de viaje. Si no quieres dejar sola a tu mascota en casa, estos bolsos o maletas son los indicados para ello.

Tipos de transportines

Existen diferentes tipos de  transportines, los podemos encontrar en variados colores, tamaños, formas, material, etc. Todo dependerá de las necesidades del minino. Encontramos los siguientes:

  • Transportines de plástico: Estos son muy cómodos y seguros para llevar a las mascotas. Están fabricados en material resistente y perdurable, además vienen en diferentes tamaños, colores y formas. Poseen rejillas para la ventilación, asas de agarre. Algunos transportines incluyen cestas, cochecitos o sillas para mayor comodidad del minino.
  • Bolsos de transporte: Las bolsas de transporte suelen ser más livianas, están fabricadas en nylon y son abiertas o cerradas que pueden ser llevadas en la mano o en los hombros, también es posible conseguirlos con ruedas. Son muy prácticos, ya que pueden pasar como un bolso normal y nadie se fijará que llevas a tu pequeña mascota. También posee varios compartimientos para llevar otros accesorios de tu gato (juguetes, comida, ropa).
  • Mochilas de transporte: Este tipo de transportín permite mayor movimiento. Su moderno diseño permite colgarla a los hombros y llevarla como una mochila más. Por su tela suave y esponjosa permite que la mascota viaje muy cómoda y segura, posee rejillas para la ventilación.
  • Transportines plegables: Son transportines más sencillos, puedes llevarlos en la mano o fácilmente incorporarlo al carro.
  • Transportines con cierres: Es uno de los más sencillos, tiene forma de caja y son recomendables para cachorros y gatos de tamaño medio. Además, posee tornillos de plástico en cada uno de sus cuatro lados para ajuste en superficies planas.

Elegir el transportín adecuado

Antes de adquirir un transportín para nuestra mascota hay que tomar en cuenta varios aspectos, entre ellos encontramos:

  • Material: Este punto es uno de los más importantes, los hay en diferentes materiales, pero el más adecuado para llevar es el de plástico, ya que tiene la ventaja de ser más fácil de limpiar y absorbe menos olor. Al contrario de los transportines de cartón o mimbre, son más incómodos, y absorben mayor olor.
  • Forma: La forma del transportín es importante, de esto dependerá que el gato entre al él de forma natural o forzada. Los transportines con aberturas de ambos lados son excelentes, ya que el minino siempre podrá observar a su alrededor, también los transportines desmontables son más seguros y preferidos por los gatos.
  • Ventilación: La ventilación es muy importante, revisa que el transportín cuente con rejillas por varios lados, esto evitará las altas temperaturas dentro del accesorio y permitirá que la mascota respire con tranquilidad.
  • Rigidez: Elige un transportín rígido, es decir, que sea lo suficientemente fuerte para que garantice la seguridad del minino, no escojas aquellos de material muy blando, pueden ser algo peligrosos.
  • Peso: Hay que elegir transportines livianos pero a la vez que sean resistentes y puedan soportar el peso del minino.
  • Seguridad: Es importante que el transportín sea seguro, éste debe contar con cierres y aberturas difíciles de manipular par el minino.
  • Dimensiones: Para saber las dimensiones correctas del traspontín bastará saber el peso de tu mascota, una vez ya sepas, eligen uno con una uno o dos tamaños más grande que tu gato. Él debe poder sentarse, echarse, dar vueltas con facilidad dentro del transportín. En caso que debas adquirir alguno desde que está cachorro, compara su raza con un gato adulto y desde esa idea consigue el adecuado.

Ventajas del uso del transportín

Aun cuando muchos crean que el uso del transportín es perjudicial, muy lejos de ello éste tiene varias ventajas:

  • Mantendrás a la mascota muy cerca de ti, así podrás observarla siempre.
  • Resulta ser una zona privada y de descanso para tu mascota.
  • Tener su propio espacio les proporciona tranquilidad y seguridad, igual que a los seres humanos.
  • No importa la edad del animal, éste siempre podrá contar con un transportín.
  • Cuando el animalito está cachorro, el uso del transportín se convierte en doble utilidad, no sólo podrás llevarlo en él, sino que además servirá de casa en esos momentos de ocio.

Que no debemos hacer con un transportín

Como ya hemos mencionado, este accesorio sirve para el traslado de las mascotas desde un lugar a otro. Pero, hay otras cosas que tomar en cuenta, como por ejemplo lo que no debemos hacer, aquellas cosas que quizá de forma inconsciente realizamos cuando tenemos un transportín, a continuación señalamos algunas:

  • Usar el tamaño equivocado: Gravísimo error, esto es muy perjudicial para las mascotas, más allá de la incomodidad, podría acarrear trastornos físicos y emocionales en la mascota. Al hallarse en un lugar donde no pueda moverse provocará irritabilidad y la mascota se tornará agresiva.
  • Colocar más de una mascota: Ni siquiera cuando están cachorros esto se debe hacer. Tener más de dos mascotas en el transportín no es conveniente, los gatos son territoriales y lo más probable es que haya enfrentamientos por el área. Evita estos episodios innecesarios.
  • Dejar de limpiar el transportín: después de cada uso es necesario limpiar el transportín, lo más probable es que hayan quedado restos de comida o cualquier otro olor impregnado en el accesorio. Es recomendable mantener impecable el transportín para futuros usos, recuerda que los gatos tienen un olfato muy agudo y si detectan un aroma extraño, no querrán usarlo más.
  • Obligar a nuestras mascotas: Llegó la hora de salir y debes meter al gato al transportín, este proceso debe ser muy cuidadoso, ya que si el minino se ve forzado a entrar, se sentirá inseguro y en peligro. Trata de hacerlo con el menor cuidado, suavidad y tacto. Los expertos recomiendan dejar el transportín abierto y hablar con el minino, indicarles a través de sonidos y señas que el lugar es seguro y no representa peligro. No te preocupes, después de un tiempo de seguro se acostumbrará.
  • Usarlo únicamente para ir al veterinario: Los gatos son muy inteligentes, por lo tanto asocian las visitas al veterinario con inyecciones, luces escandalosas, sitios extraños, olores fuertes y pues, estas son cosas desagradables para él. En este caso, no uses el transportín sólo para llevarlo con el médico, haz que también lo asocie con salir a pasear, visitar otros sitios, etc. Si lo acostumbras a usarlo exclusivamente para eso, le causará miedo y de seguro no querrá entrar más a él. Todo va a depender del uso que le des, también puedes emplear la técnica del premio, si observas que se porta bien al usar el transportín, recompénsale con algún snack.