Raza de gato Javanés

gato javanés

La raza de gato javanés también es conocida como gato mandarín o gato de pelo corto. Es el resultado del cruce entre el gato balinés y el gato oriental de pelo corto. Y aunque muchos creen que su nombre se le debe a la isla de Java, no pueden estar más equivocados, ya que éste surge por la simple idea de un criador en la década de los años 60 en Inglaterra.

Características generales de la Raza de gato Javanés

El gato javanés también guarda similitudes con el estilo siamés, donde también se incluyen el colorpoint shorthair, el balinés, el oriental longhair y el oriental shorthair.

Gracias a la idea de algunos criadores en obtener las características del gato siamés y alterarlas, nacieron estas últimas razas de gatos. Es por ello que todas ellas guardan semejanzas incluso en el tipo de personalidad, lo único que podría diferenciarles es el pelaje y los colores.

Este gato es de tipo oriental, su cuerpo es alargado, esbelto, elegante, y musculoso, puede llegar a pesar entre 4 y 6 kilos (macho y hembra). Su pelaje es fino, corto, y muy pegado al cuerpo; mientras que en la cola el pelo resulta más largo, siendo ésta larga y puntiaguda.

Su cabeza es de tamaño medio y triangular, sus ojos son medianos en forma levemente oblicua. Su color es un verde brillante, sus orejas son muy largas, anchas en la base y punteadas.

Entre sus colores podemos encontrar: Sólidos (color uniforme), Tortie, Smoke, Tabby (Blotched, Spotted, Mackerel, Ticked), Bicolores (arlequien y van), Silver Tabby, Bicolores tabby, Bicolores smoke, Bicolores silver tabby.

Alimentación de la Raza de gato Javanés

Estos gatos suelen tener un enamoramiento especial por la comida y, como todo felino, se le debe proporcionar una de excelente calidad.

Se le debe alimentar con un pienso seco y húmedo que le aporte los nutrientes necesarios para su desarrollo integral y un buen estado de salud.

Además, es recomendable que los alimentos gatunos no contengan subproductos o algún tipo de cereales, ya que puede causarles alergias.

Por otro lado, también se le puede dar de comer cantidades pequeñas de atún u otro tipo de pescado, éstos deben ser preparados a la plancha, hervidos o al horno, jamás debe darse pescado crudo.

Se puede incorporar a su dieta algo de vegetales y también verduras, por lo general, el gato javanés mantiene un buen peso corporal, debido a su actividad física y no tiene problemas con sus porciones de comida, aunque claro, siempre hay que vigilar y darles las raciones adecuadas y recomendadas por el veterinario.

Temperamento de la Raza de gato Javanés

El gato javanés es juguetón, cariñoso, sociable, extrovertido y comunicativo. 

A través de suaves  y contados maullidos expresa lo que siente y quiere. También es muy ágil y se mantiene activo, gusta de saltar y hacer acrobacias dentro de casa, es tolerante a la presencia de otros animales en el hogar  y le encanta jugar con niños y adultos.

No le gusta la soledad, con las personas que tiene confianza suele ser cariñoso y afectuoso, aunque en ocasiones puede ponerse algo posesivo e incluso dominante.

El gato javanés suele ser enérgico, por eso es importante dotarlo de algún juguete o área donde pueda desenvolverse a gusto y pueda quemar esa energía, muy pocas veces se le verá en un solo lugar.

Quienes tienen un gato javanés como mascota dicen que es un gato fácil de entrenar y no da muchos problemas a la hora de atenderlo.

Este gato en ocasiones es temperamental, le gustan también los espacios limpios, es por ello que, si su área de confort, comida, juegos o donde suela permanecer se encuentra sucio, evitará en lo posible acercarse, rápidamente cambiará de actitud y se mostrará menos amigable.

En este caso, su dueño debe mantener el ambiente limpio y libre de humedad para que el gato javanés pueda sentirse a gusto.

Otro punto a destacar de esta raza, es su amabilidad y gracia hacia los otros animales, al gato javanés se le conoce por ser muy amistoso. Es por ello que ante la presencia de animalitos nuevos en el hogar, él se mostrará complaciente y buscará acercarse a ellos con total confianza, no se opondrá, ni tampoco buscará marcar territorio.

Incluso, como todo felino, intentará en ocasiones lamer a su nuevo compañero como señal de aprecio y bienvenida.

Cuidados de la Raza de gato Javanés

En primer lugar, el mantenimiento de su pelaje es muy sencillo, sólo bastará con cepillarlo dos veces por semana para retirar el pelo muerto y listo. No es necesario bañarlo en cantidad de veces, hacerlo una vez al mes será más que suficiente.

Hay que vigilar su alimentación, aunque esta raza no tiene tendencia a ser obesa, es importante checar su grado de actividad física, ya que si es un gato sedentario, con un apetito fuerte y no gusta de caminar o estar activo, entonces sí puede ganar un poco de peso y esto puede generar otras complicaciones.

Es necesario mantener sus ojos y orejas libres de suciedad, éstas deben limpiarse una o dos veces por semana con un pañito o gasa usando aceites esenciales, suero fisiológico o manzanilla, también los que recomiende el veterinario. También es importante que socialice y mantenga contacto con otros gatos o animales domésticos, no es aconsejable mantenerlos encerrados en casa.

El roce con los integrantes de la casa es muy importante. Por otro lado, recuerde que las mascotas requieren de vacunas, desparasitantes y visitas continuas al veterinario para chequeos generales y control de su estado de salud.

Video sobre las características del gato Javanés

Enfermedades de la Raza de gato Javanés

Este gato es muy sano y por lo general no suele presentar enfermedades genéticas, infecciones ni otras patologías.

Sin embargo, en caso que su pelo sea algo largo puede acumular bolas de pelo en estómago e intestinos, de lo contrario no hay porqué preocuparse. Este padecimiento denominado: tricobezoares. 

Pero éste se puede tratar con productos medicinales especiales para gatos (maltas) o con soluciones a base de parafina, según recomendaciones veterinarias.  Es por eso la importancia de no olvidar cepillar a nuestra mascota.

Pero, aunque no presente patologías congénitas, habrá que estar pendiente de enfermedades comunes en todos los gatos. Por ejemplo, la aparición de piojillos es frecuente, sobre todo en aquellas mascotas donde la higiene es poca y están en ambientes sucios.

También deberá prestarse especial atención a los resfriados, ya que estos gatos no son de pelo abundante ni muy esponjoso, están propensos a los resfriados, sobre todo en la etapa de cachorro. Es recomendable proveer a nuestra mascota de lugares adecuados y temperaturas óptimas.

Por otro lado, una de las enfermedades más habituales en los gatos es: otitis, se trata de una inflamación en el conducto auditivo, padecimiento muy doloroso y en casos crónicos puede hacer perder la audición en los mininos. Esta infección es generada por ácaros y bacterias que se alojan tanto en la parte interna como externa de las orejas.

La conjuntivitis también es un padecimiento frecuente en los gatos a cualquier edad. Con esta enfermedad su mascota puede llegar a perder la vista, por ello es importante mantener su área ocular limpia, libre de costras y lagañas.

Es producida por la inflamación de la membrana que recubre al ojo y de la parte interna del párpado, y puede ser ocasionada por la suciedad del medio ambiente, alergias, incluso por la genética.