Saltar al contenido
Todo sobre gatos

Raza Burmés

gato burmes

La raza Burmés se caracteriza por ser un gato amoroso y de carácter afable. Su comportamiento se asemeja bastante a la de un canino. Por lo general, se le conoce como gato de compañía.

Su desarrollo como raza no fue nada fácil, pues tuvo que aguantar muchas controversias con respecto a su reconocimiento, incluso fue denominado ‘el siamés defectuoso’. Con el paso de los años, consiguió ser reconocido oficialmente, lo que permitió que la reproducción se extendiera a nivel mundial y su reputación mejorara tanto de manera que su presencia se volvió habitual en los hogares ingleses y estadounidenses.

Origen del gato Burmés

Raza Burmés cria

Llegó a América en la década de los treinta, aunque no se conoce el lugar exacto de procedencia, algunos afirman que se originó en Birmania mientras que otros indican que fue en Tailandia.

Por otra parte, existen opiniones que alegan que su origen trasciende hasta la baja Edad Media, pues tal como cuentan, un gato descendiente de una tonkinesa con rasgos parecidos al Burmés actual fue muy popular en los hogares del Sureste Asiático en aquella época. Tales afirmaciones se basan en las representaciones gráficas que se observan en diversos manuscritos provenientes de Tailandia.

Es más, en el siglo dieciséis, podían hallarse estos gatos a los cuales solían llamar Rajahs, en la antigua Birmania, alojados en diversos templos budistas.

Pero más tarde todo cambió, cuando en la década de los treinta, Joseph Thompson, un psiquiatra y criador de gatos que trabajaba en Birmania, se mudó a San Francisco, llevándose consigo a su hermosa mascota, una gata de manto marrón de nombre WongMau, la cual exhibió ante las federaciones felinas como una raza nueva.

Sin embargo, los expertos no lo aceptaron, decían que se trataba únicamente de un mal espécimen de la raza siamés.

A pesar de lo sucedido, el doctor no se aminoró, al contrario, siguió trabajando arduamente en la raza en compañía de criadores y genetista hasta que por fin logró su cometido.

Reconocimiento oficial del gato Burmés

Durante el año 1934, Thompson hizo lo necesario a fin de obtener el reconocimiento de la raza y aunque en 1936 lo obtuvo, dos años después se le fue retirada a causa de los criadores de Siamés que al verlo en la exhibición de San Francisco manifestaron su clara oposición a este nuevo gato. Y, por si fuera poco, en 1947, la CFA, eliminó su reconocimiento oficial, dado que para llegar a tener un gato Burmés genuino se debían realizar muchos cruces.

Afortunadamente, continuaba teniendo el apoyo de otras asociaciones felinas de Estados Unidos así que los criadores siguieron con su trabajo, de modo con el tiempo desarrollaron una raza pura que se ganó nuevamente el reconocimiento por parte de la CFA.

En el año 1949, llevado a Gran Bretaña, en 1952 participó en una exhibición en Londres y en 1952 el GCCF le otorgó su reconocimiento.

Cabe destacar que, durante su periodo de cría, sólo existían Burmés de pelaje marrón oscuro, pero ya en 1955 comenzaron a nacer gatos bebes de esta raza con un hermoso manto de color chocolate, cuatro años más adelante aparecieron algunos de color lila y en la década de los 70 la variación torties.

Reconocido en Europa continental por parte de la FIFe en 1981. Y en 1994 se publicó el último patrón de esta raza según TICA.

Características físicas propias de la raza

Burmes Americano / Raza de Gato

Del gato Burmés existen dos tipos. Encontramos el gato Burmés americano y el gato Burmés inglés, ambos con características que los diferencian.

  1. Esta raza de felinos Burmés, es de tamaño mediano, de porte elegante, con una contextura musculosa y robusta.
  2. Su cabeza es pequeña, su cráneo es ancho, sus pómulos y mentón sobresalen y su cuello es corto.
  3. En cuanto a sus ojos expresivos son de color amarillo dorado y están muy separados entre sí.
  4. Sus orejas son de tamaño mediano y su recta cola es relativamente larga.
  5. Su pelaje es corto, sedoso, casi sin pelusa y podemos hallarlos de diferentes colores.
  6. El gato macho de esta raza puede pesar hasta 5,4 kilos mientras que la hembra no pesa más de 3,6 kilos.
  7. La cabeza del gato Burmés ingles es triangular.
  8. La cabeza del gato Burmés americano es redonda.

Carácter y comportamiento del gato Burmés

Se trata de un gato encantador, afectuoso, curioso, inteligente y activo. Le fascina pasar tiempo con los humanos y se lleva muy bien con otros gatos e incluso perros, aunque a veces tiende a querer dominar sobre otras razas.

Tiene un carácter dócil y se adapta fácilmente a diferentes tipos de ambientes. También son celosos cuando se les ignora por dar atención a otro animal.

Otro aspecto que lo distingue tiene que ver con sus distintos tonos de voz, los cuales usa para manifestar sus diferentes estados de ánimo.

Cuidados del gato Burmés

Son gatos de fácil cuidado, los hábitos comunes para mantenerlos sanos tienen que ver con el cepillado semanal y su periódica visita al veterinario. Si le aportamos lo que necesita podrá vivir el tiempo usual por su longevidad, es decir, 20 años.

El contacto físico es muy importante para estos gatos de raza. Por lo tanto, si queremos adquirir uno, hemos de tener presente que no podemos dejarlos solos, en caso de no poder acompañarlos las 24 horas, lo mejor es aportarles la compañía de otro ejemplar.

Los gatos avanzados en edad, suelen aumentar de peso por su poca actividad, lo que indica que necesitarán un cambio de dieta acorde a sus necesidades, de manera que se pueda evitar enfermedades causadas por el sobrepeso.

Este peculiar felino, ha formado parte en la creación de otras razas muy conocidas, a saber, el Burmilla, el Tiffany y el Tonkinés.