Saltar al contenido
Todo sobre gatos

Raza Bengala

gato bengala

La Raza de gato bengala, mejor conocido como gato leopardo, debido a su gran similitud, es un hermoso gato juguetón y curioso, con una inteligencia que lo destaca.

Se dice que se trata de uno de los gatos más caros del mundo. Y tal como se explicará durante el artículo, ha sido producto de la intervención humana, es decir criadores expertos, propiciaron el cruce o la mezcla entre un gato doméstico y un gato salvaje.

Gracias a esta combinación, el felino resultante, tiene características dóciles y elegantes de un gato común, mientras que refleja la fortaleza y robustez, e inclusive la pasión por el agua propias de sus predecesores selváticos.

Historia del gato Raza Bengala

Raza Bengala

Esta raza fue originada por la norteamericana llamada Jean Mill, quien con su considerable conocimiento en genética comenzó en 1963 un programa de cría, en la que decidió cruzar un gato doméstico con una gata de raza ‘leopardo de Asia’.

Su objetivo al realizar esta mezcla, siempre fue formar un gato que tuviese el temperamento del doméstico, pero a la vez que contara con las características de uno salvaje.

Mas tarde, se hicieron más experimentos a fin de mejorar los rasgos, por lo que fueron cruzados con razas Mau Egipcio, Ocicat, abisinio y siamés. De este modo, ya en la década de los 70 se fijó la raza definitiva. Su nombre se lo debe a la nominación científica de su madre ‘Felis bengalis’.

Características morfológicas de la Raza Bengala

Raza Bengala

Al mirarlo, fácilmente lo comparamos a un leopardo, aunque de menor tamaño, pues su parecido es indiscutible.

  • Su cuerpo manifiesta fortaleza, gracias a su musculatura y también a la fuerza que posee en sus patas traseras, lo que lo hace capaz de saltar tal como lo haría una gacela.
  • Hombros fornidos y flexibles (generalmente en los machos), lo hace ver como un depredador al caminar.
  • Llegan a pesar hasta 8 kilos y los machos suelen ser mucho mas grandes que las hembras.
  • Su cabeza es proporcional a su cuerpo, tiene forma de trapecio, es larga, ancha y de contornos suavemente redondeados.
  • El mentón tiende a ser más sobresaliente en los machos.
  • Es de ojos bastantes grandes, de forma ovalada y su color dorado o verde; aunque una de las variedades de esta raza, tienen los ojos azules.
  • De perfil se nota una línea un tanto hundida a causa de sus pronunciados pómulos y su nariz ancha de punta abultada.
  • Tiene unas pequeñas orejas que son anchas, cortas y de punta redondeada. 
  • Su cola disminuye progresivamente hasta la punta, que siempre será negra.

Distinguido pelaje de la raza Bengala.

Raza Bengala

Durante las primeras cuatro semanas de nacido el color de los gatos cambia; pasando a obtener un gris bastante difuminado, pero más adelante, llegan a tener otra vez su color original, siempre y cuando las manchas no sean tan oscuras, de ser así, alcanzar su tono tarda más de lo normal.

El pelaje de este gato es entre corto y mediano y su textura es extremadamente suave, de hecho, tan solo con el tacto, es decir, sin necesidad de mirar, es fácil de identificar y diferenciar de otras razas.

Cabe señalar, que los gatos bengalíes legítimos, no poseen ticking en su manto y tampoco líneas verticales en las costillas, más bien presentan un color pálido acompañado de manchas oscuras, tanto en el vientre como en el pecho y la entrepierna, mientras que, en sus más definidos contornos, se nota cierto brillo dorado en la punta de los pelos.

En la actualidad en la mayoría de los ejemplares de este tipo de felino, llevan en su cabeza un diseño tabby (atigrado), que muestra la distintiva ‘M’ posicionada en la frente. También poseen una raya horizontal que comienza en la parte externa del ojo y otra que va desde la mejilla; ambas terminan en la oreja, pero sin llegar a cruzarse.

Bajo el manto Tabby, los cubre una base de color marfil, crema, naranja o dorado y las manchas siempre serán de tonos oscuros, como el negro, chocolate o canela.

Habilidad nata de la raza Bengala: Este felino es sobresaliente por su grandiosa habilidad para nadar. Es una peculiaridad que no se ve en todos los gatos, pero es el resultado de la herencia obtenida por parte de sus antepasados salvajes, a quienes se les conoce por ser ágiles pescadores y nadadores.

Mira un video sobre la raza de gato Bengala

Comportamiento de la raza Bengala

Para el trabajo que han realizado a fin de desarrollar a esta raza, se ha usado únicamente gatos cariñosos y estables, es por ello que los bengalíes actuales, reflejan dulzura, sociabilidad, tranquilidad y un espíritu juguetón.

Un rasgo curioso de este felino bengala es su timbre de voz, que se diferencia en gran manera al del resto de los felinos, puesto que acostumbra a emitir raros sonidos para comunicarse en cualquier situación.

También, es común verlos realizando acciones que haría cualquier perro, por ejemplo, seguir a sus amos a donde quiera que vaya, buscarlo si no lo ve, esperarlo en la entrada de la casa cuando ha salido e incluso participar en juegos como buscar la pelota (obviamente una pequeña bola hecha de papel).

En relación a su adaptación a un nuevo entorno, esta puede variar, algunos aceptan el cambio con tranquilidad, pero a otros puede costarle tiempo, al menos unos 5 días. Una manera de ayudarlos es dándole su espacio y teniéndoles paciencia.

La buena noticia es que cuando ya se han adaptado, manifiestan inmediatamente las cualidades antes mencionadas, por ejemplo, se hará sociable, cariñoso y hasta compartirá juegos con otros animales.

Hábitos para mantener sanos los gatos Bengala

Raza Bengala

En vista de que su pelaje es corto, no es necesario cepillarlo con tanta frecuencia, si lo hacemos de vez en cuando, bastará para mantenerles su manto brillante y evitar la acumulación.

También es importante tener en cuenta que algunos ejemplares manifiestan inestabilidad emocional a razón de sus genes salvajes. En este caso haremos bien en mostrarles el respeto debido y dejar que sean ellos quienes se acerquen.

Y, por último, como estos gatos producen mucho cerumen en sus orejas, hemos de limpiarlos con suficiente frecuencia.